sábado, 5 de abril de 2008

Calendarios rusos con empleadas desnudas (I)

Empresas rusas utilizan imágenes de sus empleadas semidesnudas para sus calendarios:

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=497341&idseccio_PK=1007

Cada Navidad me llegan a la oficina unos cuantos calendarios. Me encantan estos pequeños obsequios que envían las grandes empresas rusas con fines publicitarios. Hago una selección natural (me quedo con el calendario más decente) y reparto el resto entre mis amigos, o bien nos los intercambiamos.
Este año recibí un regalo sin igual. Me lo trajo un compañero de no se sabe dónde. Un calendario al estilo Pirelli elaborado por uno de los gigantes de las telecomunicaciones rusas. Con empleadas y cargos directivos posando como si fueran modelos de Playboy, acompañados con consignas publicitarias apropiadas. "Servicios diabólicamente seductores", promete una jefa de proyectos destinados a clientes privados.

Para 'mejorar el contacto'
Por lo visto, tengo una pieza bastante apetitosa para una subasta en eBay, ya que esos calendarios ni se compran ni se venden y solo se reparten entre clientela seleccionada. Este año varias grandes empresas rusas han utilizado imágenes de sus empleadas posando semidesnudas para calendarios corporativos. Lo hacen tanto para ahorrar el dinero que hubieran tenido que pagar a modelos profesionales como para "mejorar el contacto" entre las empleadas y los clientes más importantes, que son los que reciben el calendario, así como hacerlo "más personal".
A pesar de su modesta difusión en papel, algunas imágenes de las divas corporativas ya se han hecho famosas a través de internet. "La idea ha tenido tanto éxito entre nuestros clientes que incluso tuvimos que pedir el doble de copias a la imprenta. Ha habido muchos comentarios en internet. Nos criticaban e incluso decían que las fotos eran un montaje, pero lo importante es que el calendario ha hecho mucho ruido", dice Maria Shalina, responsable del departamento de publicidad de Corbina Telecom.
Según la versión oficial, se trata de una misión puramente voluntaria. A las chicas no se les pagó ni un rublo por este esfuerzo extraordinario. "Son nuestras empleadas y sabían que trabajaban para mejorar la cara de la compañía", asegura Shalina.
Afortunadamente, no todas las empresas son tan avariciosas. La farmacéutica Zeldis, con sede en Moscú, envió a sus chicas a un salón de belleza para que durante una semana se preparasen mejor para la sesión fotográfica. Además, cada voluntaria recibió 5.000 rublos (135 euros). Lo más curioso es que en la portada aparece tapado solo con una guitarra el director de publicidad de Zeldis, que fue a quien se le ocurrió la idea del calendario sexi. Los gastos para tirar 1.000 copias no llegaron a 5.000 euros.
Este tipo de publicidad, que ayuda a reavivar el interés hacia la compañía, tiene sus efectos colaterales. Algunos clientes se ponen en contacto con la empresa exigiendo que les atienda "la chica del mes de marzo". "El año pasado nos llamó un importante cliente alemán para pedir el teléfono y la dirección de una de nuestras empleadas que había posado desnuda. Me dijo textualmente que estaba enamorado y dispuesto a firmar un nuevo contrato para ganarse el amor de la chica", cuenta una empleada de un importante banco moscovita que también distribuye calendarios entre su clientela. Este año la dirección de ese banco ha mejorado su publicidad. Ahora en cada página se puede leer nombre, cargo y el teléfono de trabajo de la modelo.

Una sociedad machista
Los que más recurren a la gratuita belleza corporal de sus empleadas para promover sus servicios y productos son los productores de alcohol. También lo hacen a menudo las compañías que venden coches. "La mayor parte de nuestros clientes son hombres. La idea es muy simple: las dos cosas que más atraen a los hombres son las mujeres y los coches. Funciona muy bien", afirma el director de publicidad de un importante concesionario de Moscú.
La participación tan activa de las empleadas que no se lo piensan dos veces cuando reciben la invitación a posar desnudas se explica por el hecho de que en Rusia es todavía difícil para una mujer conseguir una buena posición en una importante compañía. En cuanto consiguen el puesto deseado, muchas están dispuestas a hacer cualquier cosa para conservarlo. "Las que se negaron lo lamentaron cuando vieron el calendario", afirma Shalina.

EL PERIÓDICO



No hay comentarios:

Publicar un comentario