martes, 10 de noviembre de 2009

Maestras desnudas por una causa solidaria

Dieciséis educadoras de Cabezón de la Sal, Torrelavega, Puente San Miguel, Puentenansa, Serna de Iguña, Rubayo, Santillana del Mar y Treceño se ha quitado la ropa para ayudar a los más necesitados en un acto solidario con los niños del tercer mundo.

Las improvisadas modelos no han dudado en posar desnudas en un calendario basado en 'Los derechos del niño', cuya recaudación irá a parar a lo que ellas mismas llaman 'Proyecto Machupicchu'. Su objetivo es cubrir los estudios universitarios y manutención de los muchachos y muchachas que cada año terminan sus estudios secundarios en la casa de acogida de las Hermanas Carmelitas Misioneras en Quellouno (Perú). «Se trata de que estos niños y niñas puedan seguir estudiando y no tengan que volver al trabajo mísero en el campo y puedan mejorar sus vidas y la de sus familias», comenta la impulsora de la iniciativa, Aurora Vallejo.

El almanaque, cuya tirada es de mil ejemplares, se pondrá a la venta la próxima semana en distintos establecimientos comerciales y cafeterías de Puente San Miguel, Cabezón de la Sal y Torrelavega al precio de ocho euros. Con el dinero recaudado confían en garantizar la enseñanza universitaria de los jóvenes que ven terminando los estudios en la casa de acogida de Quellouno. El autor de las fotos es el fotógrafo de Cabezón de la Sal Javier Rosendo, quien ha colaborado desinteresadamente en el proyecto.

La idea no es nueva. Bomberos, policías, falleras, voluntarios, famosos (Ana Rosa Quintana y su equipo lo hicieron y la actriz Elsa Pataky, por citar solo algunos, también) y un largo etcétera de profesiones y oficios han posado desnudos, sexys y seductores en algún almanaque por una causa solidaria.

Cuando estas 16 maestras de Cantabria decidieron poner en marcha el calendario con sus desnudos como reclamo para la venta «pensamos mucho en sus consecuencias. Todas somos educadoras y temíamos que algún jefe de estudios o padres de alumnos no entendieran el proyecto y se produjeran situaciones equívocas. Pero después de pensarlo mucho comprendimos que, en este caso, el fin justifica los medios», comenta Aurora. Las profesoras esperan que su decisión se entienda, que «se interprete como un paso en favor de una causa justa, porque es de lo que se trata. Nuestras familias nos han apoyado y hay mucha gente que se ha involucrado con nosotras en el proyecto».

Cada mes del calendario da cabida a un derecho del niño, y a la foto del desnudo acompaña otra que refleja la realidad de los chicos y chicas que viven Quellouno, este distrito de la provincia de Cuzco que significa 'agua amarilla'.

Pero la solidaridad de estas mujeres no se queda en este almanaque. Para diciembre programan ya una 'fiesta de Prenochevieja' con la que esperan recaudar más fondos para su «proyecto de buenas intenciones». El colectivo se encuentra a la espera de que el Ayuntamiento de Reocín les ceda un local.

3 comentarios:

  1. Es una pena porque durante mi época estudiantil alguna maestra reunía condiciones para haber realizado un gran papel en iniciativas de este tipo, pero claro... Eran otros tiempos.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por la iniciativa.
    Saludos,

    ResponderEliminar